miércoles, 6 de abril de 2011

Los nombres

Primero de todo, perdón por los días sin actualización, pero es que he estado liadísimo con un trabajo de Eclesiología que ayer mismo entregué. Lo he titulado "La Iglesia como la casa y familia de Dios", y lo he dividido en tres partes, siguiendo las recomendaciones de la Optatam Totius 16: Sagrada Escritura, Santos Padres y Magisterio.

Ahora he empezado el trabajo de Misterio de Dios; he decidido hacerlo sobre "El Espíritu Santo en el Evangelio de san Juan". Como veis, no salgo de uno cuando entro en otro... y aún quedan más.


En otro orden de cosas, qué grande es el poder de los nombres, para algunas culturas, como la semita, conocer el nombre de algo es conocer una característica muy propia de ese ser o persona, para otras, conocer el nombre de algo era como aprehender su esencia, poseer la cosa.

Había una película de magia, no recuerdo el nombre, en la que el poder del mago consistía en conocer el verdadero nombre de las cosas, "el nombre que le ha puesto Dios, y no el de los hombres", ya que de ese modo, podría dominar la realidad.

Pues hoy en día también se trata de dominar y cambiar la realidad mediante la semántica, veamos algunos ejemplos:

-Unidad hidrográfica de reciclado; ¿qué diríais que es? Pues es un cubo dispuesto bajo las goteras de un centro comercial, el que está al lado de mi casa.




-Cese temporal de la convivencia matrimonial; el de los Duques de Lugo. Suena mucho mejor que separación, y mejor aún que divorcio.

-Interrupción voluntaria del embarazo; dicho así parece llevar implícito cierto carácter reversible, porque lo que se interrumpe puede ser reanudado.

-Interrupción terapéutica del embarazo; aquí se le da una pátina de bondad a un acto intrínsecamente malo, por aquello del "terapéutico".

Sin duda, estos últimos parecen preferibles a llamar al asesinato por su nombre, aborto, que viene del latín ab-ortus y significa "privación del nacimiento".

8 comentarios:

  1. Bienvenido de nuevo, Andy; se te echó de menos.

    El título del primer trabajo es tremendo, pero más aún es el segundo: cuando leo el Evangelio de San Juan hay muchas cosas que no comprendo, es como si leyera poesía, y esta complicación afecta -desde luego- a las menciones al Espíritu Santo.

    Algunas palabritas más para tu diccionario:

    "muerte digna" o "voluntad del paciente" por "eutanasia";

    "misiones humanitarias y de protección de los derechos humanos en Afganistán o Libia" por "guerras coloniales";

    "Educación para la ciudadanía" o "expresiones políticamente correctas" por "dictadura intelectual socialista".

    ResponderEliminar
  2. Digo lo que Fernando; que te echo de menos.

    Las palabrejas que se sacan estos políticos para querer disfrazar manda narices. No hay que hacer ni caso. A cada cosa hay que llamarla por su nombre y si les fastidian oírlas, pues ¡qué se le va a hacer!

    Que te vaya bonito que seguro sacarás unas notazas. Seguiremos rezando, no te preocupes.

    Besos miles y muchas suerte para los próximos trabajos.

    Felices días.

    ResponderEliminar
  3. Fernando, muchas gracias, de verdad.

    El Evangelio de Juan es el más teológico, el más rico en símbolos. Es uno de mis preferidos.

    Para comprenderlo viene muy bien, como es lógico, estudiar corpus joánico pero, si no se tiene tiempo, es muy recomendable leerse algún libro de estudio sobre el mismo.

    Yo recomiendo "El Evangelio según San Juan" de Salvador Carrillo Alday, evd. En él se van analizando todos los pasajes del evangelio iluminando su significado (hermenéutica)

    Por cierto, muy buenas tus aportaciones, se me habían pasado por alto.

    También podríamos añadir una de nuestra ministra Trinidad: " No es una guerra, es una resolución de la ONU". No tiene desperdicio.


    Capuchino, muchísimas gracias. ¡Cuánto me han gustado las fotos que has puesto en tu blog! Son mágicas.

    Te agradezco enormemente que reces por mí, y por mi sobrina, que el Señor te lo tenga en cuenta... y te oiga con lo de las notazas, jaja.

    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar
  4. El manejo del idioma, vaciar las palabras de su significado es uno de los métodos propuestos por Gramci para su revolución marxista sin ruido, por adormecimiento de las personas, los pueblos, el mundo.

    ResponderEliminar
  5. No conocía la raiz de la palabra aborto. Es muy gráfica, y muy triste.
    Lo de " Unidad hidrográfica de reciclado", me ha encantado.
    Sobre el resto de palabras, da tanta rabia la manipulación que hacen y que nos dejamos hacer¡

    Sobre los trabajos, hacerlos requiere un esfuerzo, pero para mi (o sea desde fuera) es genial que nos vayas informando. ASí me doy cuenta de la inmensa riqueza de la religión y de cuaaaaaaaaaaaaaaaanta es mi ignorancia. Y eso me fascina pq es genial pertenecer a una fe con tanta riqueza
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. auqnue la mona se vista de seda mona se queda. Por mucho que cambien y embellezcan el nombre... ¡lo que es, es! Un gran post. Te doy un diez. Ya que está continuamente con trabajos y exámenes, puntuaremos también tus entradas.Un abrazo y mi oración por tus estudios y tu persona

    ResponderEliminar
  7. NIP, ¡muchas gracias!

    AleMamá, exactamente. También es una técnica muy goebbeliana, muy nazi, eso de "repetir mil veces una mentira para que acabe convirtiéndose en verdad".

    Miriam, muchísimas gracias de verdad. Me alegra muchísimo que aprecies mis estudios.

    Estoy de acuerdo contigo, a mí me pasa lo mismo. Cuanto más estudio, cuanto más leo... más me doy cuenta de mi ignorancia y de la infinita riqueza de Dios.

    Angelo, muchas gracias por la calificación, me alegro mucho que te guste. Te agradezco enormemente tus oraciones ya que, venidas de un santo varón como tú, deben agradar mucho a Dios.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar